‘No Doubt’, una sentencia popular sin juicio

No me cabe la mejor duda que, al menos en lo que a mi persona se refiere, ‘No Doubt’ es una de las películas que mejores sensaciones me ha dejado en este año que termina. Totalmente equilibrada tanto los aspectos técnicos como interpretativos el film nos conduce suavemente por una simple historia sobre una investigación por desaparición asesinato de una niña. Muy buen trabajo del director que nos esconde un resultado moral final como ‘mensaje’ que nos deja ese gustoso y apetecible sabor a buena película.

La película no se extiende en presentaciones, tras una breve escena introductora para mostrar a los personajes, la desaparición misteriosa de la niña se convierte en el hilo argumental. De nuevo, como en otras cintas, el marco o contexto donde se desarrolla la historia es un pequeño pueblo de montaña en Corea del Sur, un marco que nos da una visión y un ritmo de película diferente, más pausado, en comunión con el estilo de vida común en las zonas rurales. No solo el ritmo se ve influido sino también los propios personajes, desde el sospechoso que huye de su pasado y acaba en un pequeño pueblo para volver a empezar hasta el famoso pintor que vive por temporadas aislado de la ciudad. La policía rural trabaja de forma diferente que en las ciudades, los habitantes se conocen como vecinos, amigos o amigos de vecinos… Todos están conmocionados por un suceso así en su pueblo. El personajes del padre (Kim Tae-woo) vive desde el principio con la frustración, la impotencia y el miedo de un padre que pierde a su hija; lucha por saber algo y seguir cualquier pista. El sospechoso (Lee Jeong-jin) es misterioso y silencioso que parece vivir en penitencia junto a su madre y a su hermana, ésta última que se ve salpicada por los hechos. La interpretación de ambos protagonistas es uno de los puntos fuertes que mantiene la película en alza, no aburre ni se hace pesada.

Un argumento conocido pero bastante conseguido gracias a la gran actuación de actores y guión, que descarta las típicas frases o sucesos clásicos en este tipo de películas. Fría en algunas partes y detallista en los aspectos de cada personaje el remate final lo pone el director (Park Soo-young) que bien sabe fundir estás características con las imágenes del entorno. El campo, el embalse los senderos y los grandes plantaciones son el punto de apoyo perfecto para este film que con sencillez ha sabido ganar en calidad. A veces en las películas no es necesario acudir a grandes representaciones o imágenes y mucho menos a grandes escenas espectaculares para obtener un gran resultado dramático.

El film pone sobre la mesa todas las cartas y utiliza principalmente varios personajes para representar el sentido de la historia. Ves la película a través del padre, a través del inspector de policía y a través del binomio madre-hermana del sospechoso y cada cual vive los sucesos de forma diferente. De la ecuación he eliminado al sospechoso pues las todas las acciones giran en su torno por lo que él solo se mantiene alejado de todos.

Investigación, dudas, acusaciones e interrogatorios… todo acabará en un desenlace resultativo, es decir, sin ser una gran sorpresa en su parte pues era algo que sentías que iba a suceder, esa sencillez que hace brillar a la película se traslada al momento final donde todo queda encajado. Si bien es cierto el director podría haberse ahorrado ciertas secuencias éste diminuto hecho no ensombrece el buen hacer del total del metraje. Momentos finales con mensaje incluido donde el director consigue ponerle un broche elegante a un buen trabajo.

Gran película por su capacidad para transmitir, emocionante por la interpretación de sus protagonistas, elegante por su sencillez y todo acompañado de momentos donde la música consigue ser un apoyo más. Definitivamente una de las mejores que he visto este año.

Acerca de kitanotakeshi

Vivo en Valencia y soy un gran aficionado al cine asiático.
Esta entrada fue publicada en Críticas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘No Doubt’, una sentencia popular sin juicio

  1. Pingback: El regreso de Kim Ki-duk, trailer de ‘PIETA’, el rostro más místico del director a escena | octavosamurai

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s