‘Cruel Winter Blues’, minimalista homenaje al gángster coreano

Muchas son las películas que se han hecho y muchas serán las que se harán pero cada cierto tiempo tenemos la fortuna de toparnos casi sin quererlo con un film que destaca sobre los demás y se convierte en todo un referente del género. Bien, no estoy diciendo que se trate de una obra maestra, se trata de una cinta de gángster que sin duda por su tratamiento y resultado tardaremos en volver a ver. Brilla su protagonista dentro de una simple historia que encierra más de un significado.

Cruel Winter Blues‘ comienza como una historia de venganza personal, el actor Sol Kyung-gu (‘Oasis‘, ‘Peppermint Candy‘) interpreta a un rudo y curtido gángster coreano que tras años de tormento busca venganza por el asesinato de su mejor amigo a manos de otro gángster. A pesar de las recomendaciones de su jefe sobre lo que aquel acto podría suponer nuestro protagonista no está dispuesto a olvidar. La oportunidad se le presentará cuando un evento en el pueblo natal de su objetivo haga que éste vaya a estar presente y tan solo con algunos de sus guardaespaldas. La película transcurre en su mayor parte en el pueblo, donde nuestro protagonista estudia el terreno y espera la aparición de su objetivo.

Acompañado de un joven que aún esta verde y necesita aprender, algo así como un rookie de los gángsters, nuestro protagonista se instala en un viejo gimnasio con la excusa de abrir un negocio. Allí vivirán esperando a que aparezca el objetivo. El protagonista para intentar tener más información sobre el paradero y sobre todo de cuando llegará, visitará un cuchitril de restaurante rural regentado únicamente por la madre de aquel. Una mujer, recia y cascarrabias que vive sola. De esta forma se forma una relación casi maternal entre ambos personajes, una relación que extrañamente como sin quererlo llena la pantalla. A través de esta extraña pareja conoceremos más acerca de ambos protagonistas, se exponen así los motivos personales que lleva a uno de ellos a la caza del otro, se exponen los sentimientos de una madre confesa por sus hijos a pesar de saber a lo que se dedican… La relación que mantiene ésta madre peculiar y nuestro protagonista es genial en muchos momentos.

La película podría considerarse un homenaje a los gángsters, tiene esos pequeños detalles que lo hacen inconfundible; los tatuajes, el cuchillo de sushi, con funda incluida, el tabaco, las gafas de sol, la comida en grupo. El film está dirigido por Lee Jeong-beom quien tras este enorme estreno no parece haber tenido igual suerte en su segundo film ‘The Man from Nowhere‘ donde una historia parecida no se asemeja en nada en su puesta en escena. Afortunadamente en ésta ocasión el protagonista, genial en todas sus facetas y con una interpretación absolutamente colosal, tiene la percha perfecta, los movimientos y gestos que lo convierten en un gángster. A su vez muestra tanto la soledad como la compleja rectitud del mundo de la mafia y sus consecuencias, enseña el mantenerse fiel a sus principios y amigos. Junto a él el personaje de la madre se mantiene prácticamente al mismo nivel que nuestro protagonista.

Todo rodeado de un marco rural, de una pequeña ciudad, donde nada parece ocurrir ni a nadie parece importar, algo tan sencillo que termina por acoplarse de forma perfecta al sentir de la película. Con pocos escenarios y prácticamente inamovibles hasta la parte final y todo acompañado de una buena banda sonora. Es sorprendente el resultado final y demuestra una vez más como el guión y los personajes obtienen la mayor importancia por detrás de las magnificencia.

Podemos ver durante la película como el protagonista vive obsesionado en su venganza, parece despreciar la vida con todo lo que ello implica. Una furtiva y fugaz relación con una joven de la ciudad, sus últimos consejos a su joven compañero, sus conversaciones con la madre; son como pequeñas indicaciones que llevan a un final en mi opinión genial. Uno de esos finales que puedes ver una y otra vez, cargado de fuerte dramatismo, un resumen perfecto de la vida y obra del mafioso. Uno de esos finales donde todas las lecciones anteriores y todos los detalles se unifican en una única, indudable y aplastante solución final. Una pequeña gran obra cinematográfica.

Acerca de kitanotakeshi

Vivo en Valencia y soy un gran aficionado al cine asiático.
Esta entrada fue publicada en Críticas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ‘Cruel Winter Blues’, minimalista homenaje al gángster coreano

  1. Pingback: Un coloso en llamas en versión coreana, trailer de ‘THE TOWER’, el hombre contra el fuego | octavosamurai

  2. Pingback: Viviendo una segunda juventud, trailer de ‘MISS GRANNY’, una de las comedias del año en Corea | octavosamurai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s