‘ROBO-G’ o como interpretar el papel de su vida

Momento inolvidable para el amigo de la corbata

Momento inolvidable para el amigo de la corbata

Un auténtico descubrimiento y una enorme sorpresa son las primeras reacciones que a mi mente vinieron tras acabar de ver el film japonés, dirigido por Shinobu Yagushi, ‘Robo-G’. Una comedia que se aleja de caer en los malos hábitos de hacer las mismas bromas fáciles creando una de las comedias tipo bobas, en su mayor parte porque el absurdo raya realmente lo absurdo, sino fabricando para el espectador una situación diferente donde la desesperación llevan a los protagonistas a una aventura donde la comedia se funde con la satisfacción o realización personal.

Solo con ver apenas tres minutos que dura la primera secuencia con los tres técnicos de la empresa Kimura en su ‘laboratorio’ uno puede intuir y apostar a que la película promete. Efectivamente un giro inesperado de los acontecimientos hace que la desesperación, de nuestro tres técnicos de laboratorio, por no perder los puestos de trabajo los sumerja en una aventura donde una mentira acabará por convertirse en una sensación nacional.

El reparto y nuestro protagonistas están sencillamente geniales; tres individuos que como simples técnicos de electrodomésticos son como un pequeño grupo cómico (uno muy bajito, uno alto y uno con sobrepeso… Gaku Hamada, Junya Kawashima y Chan Kawai respectivamente); el anciano, Mickey Curtis, es el alma del film y la joya de la corona. Su personaje es el de un anciano que aún se resigna a no hacer nada, que siente la necesidad de hacer ver a su familia y nietos que no se trata de un simple viejo mueble que se aparta y se olvida, es esa fijación la que hace que por razones del destino acabe ayudando al grupo de técnicos a llevar acabo un plan que les salve sus cabezas frente a su jefe. Sin embargo de la mentira nace la oportunidad de realizarse y de intentar cumplir con aquellos deseos que quedaron inacabados. Nuestros protagonistas entran en ese viaje de realización personal, donde se hacen amigos y aprenden juntos.

El ritmo de la película y los tiempos están bien manejados, el film divierte y entretiene por lo que avanza con paso firme y en ningún momento se hace pesada. La única pega que se le puede achacar en este sentido es al mismo tiempo un paso natural e inevitable de toda película… todo tiene que llegar a su fin. Me explico, el final y la decisión del director de como finalizar el desenlace del film me parece acertada sin embargo el desarrollo y el giro dramático que conlleva a su ejecución me pareció no precipitado sino más bien radical. Insisto en que la película acaba como debería de acabar y todo queda bien enlazado incluso con aquella primera gran escena… pero fue todo demasiado deprisa a mi gusto.

Pequeños detalles aparte estamos ante una de las mejores comedias que he podido ver en este año y sin duda la mayoría de los que tengan oportunidad de ver el film estarán de acuerdo conmigo en que es, al menos , especial y diferente. Subrayo y recalco el hecho de ser una comedia humana, divertida llena de significado donde las enormes causalidades de le vida la convierten algunas de las escenas en momentos inolvidables, desde su aparición en la feria de la robótica hasta el momento del taxi en la fiesta cosplay. En definitiva una más que notable película que todos deberíamos intentar buscar un momento para poder disfrutarla.

Acerca de kitanotakeshi

Vivo en Valencia y soy un gran aficionado al cine asiático.
Esta entrada fue publicada en Críticas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s